Image

Síntomas de la menstruación, ¿mi menstruación es normal?

Image

Los síntomas de la menstruación pueden indicarnos si nuestra higiene íntima se encuentra en buenas condiciones o si estamos sufriendo algún tipo de infección. Ya sabemos que no es agradable que seamos nosotras las que cada mes tengamos que pasar por un proceso como el de la menstruación, pero la verdad es que es algo increíble y el primer paso para verlo de esta forma es entender cómo funciona nuestro cuerpo.  

Cada mes, cuando no hay un embarazo, nuestro cuerpo se deshace del recubrimiento que había formado para recibir a un óvulo fertilizado y empezar a ser el hogar de un futuro bebé, así que la sangre que expulsas es nada más que eso, e internamente este recubrimiento comienza a renovarse para prepararse por si el próximo mes hay un embarazo. Algo a tener en cuenta es que la duración normal de tu periodo puede ser de 3 a 7 días y la cantidad de sangrado puede variar entre leve, moderado y abundante.  

Antes del ciclo menstrual puedes presentar alguno de estos síntomas. Es lo que puede conocerse como síndrome premenstrual: 

  • Hinchazón o mucha sensibilidad en los senos  
  • Tensión 
  • Inflamación abdominal 
  • Dolor en piernas, espalda o abdomen 

Este tipo de síntomas menstruales son totalmente normales. Tus hormonas y tu cuerpo en general se están preparando para tu menstruación y reaccionan de esta manera 

Ahora sí, cuando estamos en nuestros días es muy importante que cheques el color de tu sangre para saber en qué etapa de tu ciclo estás. Revisa el tipo de flujo vaginal ya que te puede ayudar a identificar algún tipo de enfermedad o infección: 

  • Rojo brillante – Este es el color de la sangre fresca al inicio de tu periodo, aunque puede mantenerse así todos los días que te baje y es normal.  
  • Rojo oscuro o café – Puedes notarla de este color cuando ya ha tenido contacto con el oxígeno. Éste la oxida y cambia su coloración, por lo que puedes notar este color al final de tu periodo.  
  • Negro o café muy oscuro – Se trata de sangre que ha tardado en salir del útero, por lo que está más oxidada.  

También puedes observar algunos coágulos que son restos del recubrimiento del útero. Son normales, pero si notas que son muy grandes debes acudir a tu médico.