Image

Sexting

Image

La era digital y las nuevas tecnologías han desarrollado que existan nuevas formas de conectar, por lo que ahora el ligar o el experimentar sexo puede estar al alcance de un follow o like. Mantener relaciones sexuales cuando la distancia lo impide ahora, es posible gracias a la práctica del sexting.

El sexting es una de las prácticas sexuales más comunes de hoy en día, la cual consiste en intercambiar con otra persona mensajes traviesos con contenido erótico o sexual de forma textual, fotos o videos a través de alguna app o red social. Esta práctica tiene como finalidad es subir la temperatura, excitar y generar una especie de expectativa ante las relaciones sexuales.

El sexting suele ser una práctica divertida, y en cierto punto podría llegar a ser considerada como una práctica de “sexo seguro”, ya que evita un encuentro físico y con ello riesgos que pueden afectar la sexualidad, como las enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados. Sin embargo, también puede llegar a ser peligrosa, ya que el alcance del internet es inmenso, por lo que existe posibilidad de que dicho contenido se filtre, se haga viral, o bien, caiga en manos no deseadas, generando riesgos de reputación y hasta situaciones de fraude. Afortunadamente, cada vez la lucha por nuestra seguridad se hace más fuerte y se logró que el Código Penal Federal le dé implicaciones legales a quienes difundan y compartan nuestras fotos.

Si has decidido dar ese paso y practicar sexting con tu novio(a), ligue o amigo(a) con derechos, te dejamos un par de consejos para que asegures que todo salga bien, de esta forma podrás disfrutar de la salud sexual aún más:

  1. Den consentimiento, tanto tú como la otra persona tienen que estar de acuerdo en enviar y recibir ese tipo de contenido. Siempre es bueno tener una conversación sobre el tema, aunque a veces sea más hot la espontaneidad, es bueno para evitar cualquier tipo de disgusto y sobre todo para poner ciertos límites, el llegar a un acuerdo hará que ambos se sientan más cómodos y seguros.
  2. Es tu decisión, no te sientas presionada, tú decides cuándo hacerlo y con quién. Si crees que no es lo tuyo también puedes decidir parar, la otra persona deberá respetar tu elección.
  3. Seguridad, mucho cuidado. No uses redes de wifi abiertas, así que si vas a mandar una foto sexy, asegúrate que estés conectado a datos móviles o a una red de wifi privada.
  4. Cuida que en tus fotos no salga tu cara, ni rasgos particulares con los que te puedas identificar, como tatuajes, lunares e incluso tu habitación o lugares que otras personas puedan reconocer. La única persona a la que le interesa saber que eres tú, es a quien le mandas tus fotos.
  5. Diviértete, además de ser un juego de dos, tomarte fotos y escribir mensajes sexys te ayuda a sentirte guapa, empoderada y ayuda a aceptarnos y amarnos a nosotras mismas porque obvio todas nos vemos hermosas cuando nos sentimos seguras.
  6. Recuerda que el sexting puede tener implicaciones legales, las cuales están contempladas en el Código Penal Federal.

El estar informado hará que disfrutes al máximo de tu sexualidad y no olvides que sií practicas relaciones sexuales, puedes usar alguno de los métodos anticonceptivos para así cuidar de tu salud sexual.